Portada antigua
Presentación
Ubicación y accesos
Algunos datos
Geografía
Los pueblos
Naturaleza
Imágenes
Rutas
Hostelería y servicios
Personajes
Retazos de historia
Tradiciones
Gastronomía
Enlaces
Vocabulario típico
Virgen de la Salud



ÍÑIGO LÓPEZ DE MENDOZA,
I MARQUÉS DE SANTILLANA



Don Íñigo López de Mendoza vivió entre 1398 y 1458. Hijo del almirante Diego Hurtado de Mendoza y de Leonor de la Vega, heredó de ellos su mayorazgo, que incluía territorios en gran cantidad de lugares de España. Entre ellos estaban el Señorío de Liébana, Pernía y Campóo, para acceder a los cuales debió hacer frente a un pleito puesto por su hermanastra. Fue uno de los principales escritores españoles de la Edad Media.

Es por su dominio sobre Liébana por lo que entra en contacto con Espinama, contacto que, por lo demás, debió ser efímero. Si le traemos a esta página es por haber dejado escrito el nombre de Espinama (posiblemente, porque le venía bien para la rima no porque lo que cuenta tuviera realmente lugar) en una de sus "serranillas", composiciones en las que cuenta sus amores con mozas del campo. Ésta es la serranilla completa:


Serranilla IX

Moçuela de Bores,
allá do la Lama
púsome en amores.

Cuydé que olvidado
amor me tenía,
como quien se había
grand tiempo dexado
de tales dolores,
que, más que la llama
queman amadores.

Mas vila fermosa
de buen continente,
fresca como rosa,
de tales colores
qual nunca vi dama
nin otra, señores.

Por lo qual: "Señora
la vuestra beldad
saldrá desde agora
de grandes loores".

Dixo: "Cavallero,
tiradvos a fuera;
dexad la vaquera
passar al otero;
ca dos labradores
me piden de Frama
entrambos pastores."

"Señora, pastor
seré si queredes;
como a servidor;
mayores dulçores
será a mi la brama
que oyr ruyseñores."

Asy concluymos
el nuestro proçesso,
e nos avenimos.

E fueron las flores
de cabe Espinama
los encobridores.


En este enlace se puede escuchar: Poema en audio: Mozuela de Bores... (Serranillas 4) de Marqués de Santillana por Manuel Dicenta

Espinama dedicó al Marqués un monumento, en el que, sobre una base de piedra, se representaba, por una parte, la silueta del busto del Marqués, en bronce, y, por otra, se reproducía parte del texto de la serranilla. Dicho monumento se encontraba en las proximidades de la iglesia vieja, de donde fue retirado con motivo de unas obras, sin que los lugareños consultados sepan dar razón de dónde se encuentra actualmente. No estaría de más que se localizase y se volviese a colocar.


© Gabino Santos

Página alojada en