Libro de visitas de Espinama.es

   [Firmar Libro]    [Ver libro]   Idioma: 

Bienvenido al Libro. Escribe con cortesía, sin ofender a nadie
 
Hay 1750 Firmas Visualizaciones por página 10

Página 4 de 175«<123456789>»

Nombre Comentarios
 Chuchi Quina 
Ciudad
Madrid
    Mensaje Firmado el 15-03-2020 a las 13:48  
RECORDANDO A UN AMIGO QUE RECIEN OPERADO DEL TERRIBLE CANCER ESTABA INTENTANDO SOBREVIVIR.
¡POR CIERTO, LO HA CONSEGUIDO Y ESTÁ MUY BIEN!

CANTO A LA VIDA Y A LA AMISTAD

Hoy un día precioso de sol y 20 º de temperatura, salí con mi amiga la bicicleta y recorriendo bonitos caminos y senderos de la Sierra Oeste de Madrid, crucé el arroyo de Tórtolas y otros más pequeños cuyo nombre desconozco, en lo que podría ser un día de primavera o algo muy parecido, pues ésta aún no ha llegado, se avista cercana, pero en mi tierra hay un refrán que dice que: “cuándo marzo mayea, mayo marcea”, por tanto no quiero hacerme ilusiones.
Pues bien, resulto ser un tiempo de contacto con la naturaleza donde mis sensaciones, emociones y pensamientos se llenaban de confusión. Se atropellaban luchando entre lo alegre y lo triste y todo ello a la velocidad de la luz.
Por un lado, mis sensaciones eran indescriptibles ,de alegría, quería gritar de bienestar, saltar por las praderas, mojarme en el riachuelo, cantar como si estuviera loco, emocionado ante tanta belleza y renacer de la vida en la naturaleza, se apreciaban los brotes de salgueras, chopos y florecían con fuerza los almendros con dos colores básicos, blancos y rosaditos, mientras los agricultores se daban prisa en preparar, los que aún no lo habían hecho, sus cultivos, viñas, tierras o huertos y sentía el murmullo que siempre me embrujó del agua al pasar bajo el puente. Me hizo pensar en los almendros, los valientes almendros que desafían con su pronta floración al invierno, sin tener miedo al cambio de tiempo que con heladas tardías puedan arruinar su futura prole de almendrucos, son bellos, increíblemente hermosos y floridos casi al completo, los que están a resguardo del viento y en zona solanera, diría completamente florecidos y los que sufren más intemperie casi, al 80% de su floración. También pude ver a mi amigo Roki, perrito moro que fue abandonado este verano junto con una hermanita cuando tendrían menos de un mes, estos fueron encontrados por unos colegas ciclistas en medio del camino de la vía y de bastante tránsito de personas, deshidratados y confundidos este verano.
A éste lo recogió un chico del pueblo y lo ha ido criando. Yo cada día pasaba una o dos veces por su puerta y le mimaba, me daba pena tan pequeño y abandonado y por la tarde le solía llevar o sobras de comida del medio día o leche con galletas, el animalito no me ha olvidado y me reconoce a pesar de que hacía tiempo no nos veíamos. Total, montón de múltiples y buenas sensaciones y emociones.
Pero por otro lado me sentía mal si daba rienda suelta a todas esas emociones placenteras, de disfrute, pues recordaba a un amigo, compañero de muchos días juntos dando pedales, de haber recorrido más de media España por su perímetro en bici, de muchísimos viajes juntos, de mil risas y juergas, yo diría que es la alegría del grupo, el más salado y el que nos hace pasar grandes ratos, este hombre no es otro que el amigo, que por las cosas de la vida y de la salud y lo que todos sabemos a veces nos ocurre a los seres vivos, desde ayer que le operaron se encontraba en la UCI intentando pasar el trago, aguantando los dolores e incomodidad que una larga operación tiene. Me acordaba de él y de lo dura que es la vida cuando te pega por sorpresa y en poco tiempo, sabiendo que esos golpes inesperados te dejan desorientado y sin ver futuro, todo parece negro e interminable, pero no, seguro que no es así, todo esto lo han hecho para curarte amigo, será por tu bien, pero eso sí, quiero pedirte que te animes y agarres a la vida como lo hace un gato a las cortinas, no te rindas y haz esa rehabilitación que haya que hacer y recuerda, te esperamos, no nos defraudes, sin ti somos un grupo muy soso y contigo es una guasa y una alegría, no nos falles, eres nuestro amigo indispensable.
Un fuerte abrazo amigo, muy especial para ti y no menos importante para toda tu familia que de pronto se les ha oscurecido un poco el día a día, pero estoy seguro que será por poco tiempo y que cuando menos te lo esperes estarás en tu casa y pronto recorriendo tu pueblo y estos caminos.
Chuchi Quina
Madrid, 08/03/17


  
 
 CHUCHI QUINA 
Ciudad
Madrid
    Mensaje Firmado el 15-03-2020 a las 13:32  
RUTA DEL CARES:
Recuerdos compartidos del 2019.
Hace muchos años, alrededor de 20, hice esta ruta en bicicleta de montaña con dos amigos de Cabanillas, Navarra.
Salimos de Espinama lloviendo bastante y por Fuente Dé a las Verrugas, Remoña, Pedavejo, Altu de Valdeón y entramos por allí al alto del Puerto de Pandetrave, Santa Marina, Prada, Posada y Cain donde comimos y recuperamos fuerzas además de entrar en calor.
Cuando cruzamos Remoña y el Altu ya había entre 30 y 35 cm de nieve y cuando bajamos de altitud hacia el valle de Valdeón era lluvia intensa.
Después de comer y beber vino para entrar en calor arrancamos en bici Javi y yo porque Angelito le daba vértigo mirar y iba arrimado a la pared con la bici cogida de la mano por la parte del precipicio. Tanto es así que nos pedía hicieramos lo mismo porque le daba vértigo vernos subidos en las bicis. Después de recorrerlo y sacar algunas fotos y sin dejar de llover más o menos hasta la mitad de su recorrido, llegamos a Poncebos y creo recordar el hotel donde nos hospedamos llevaba ese mismo nombre. Nos dimos una ducha y cambiamos de muda y algo de ropa que llevábamos de repuesto en una mochila y nos fuimos a visitar el entorno y a tomar unos vinos, por entonces no habían hecho el funicular que sube a Bulnes.
En el hotel nos trataron bien, cenamos unas picantes sopas de ajo calientes y creo recordar huevos con panceta o algo así. El sus radiadores y caldera pudimos secar bien nuestra ropa de bici, calzado sobretodo, etc.
Al día siguiente amaneció un precioso día de sol, desayunamos pronto y a las 8 ya subiamos hacia Tielve por las duras rampas de la carretera y sin parar continuamos hacia Sotres, más duro todavía, pero sol y día de ensueño. Tampoco entramos a Sotres, seguimos por la derecha hacia los invernales de Las Vegas, La Raya, Campu Mayor, Campu Menor, Igüedri y llegamos a Espinama donde mi madre nos había preparado unas alubias pintas con todos los sacramentos para comer con ellos en su casita.
Grandes recuerdos con familia y amigos que jamás olvidaré.
Chuchi Quina
14~3~20


  
 
 LUIS BRIZ 
Ciudad
BILBAO
    Mensaje Firmado el 15-03-2020 a las 12:53  
GRACIAS D. JESUS, por lo que puedo ver, es UD, uno de los pocos que se recuerda de sus origenes lebaniegos, vuelvo a darle las gracias porque los que nos caercamos a este buen libro. vemos que no estamos solos. l.b.

  
 
 Chuchi Quina 
Ciudad
Madrid
    Mensaje Firmado el 14-03-2020 a las 23:02  
Ahora, después de escuchar con atención al presidente de España, Sr. Sánchez, creo vamos a disponer todos de mucho tiempo disponible y pienso va a favorecer que escribamos más en estos medios:

Voy a seguir a vueltas con otra anécdota en línea con las anteriores....
Hace unos años hicimos un viaje por Europa y entre otros países estuvimos en Hungría, concretamente los hechos me ocurrieron en su capital, Budapest. En un momento del viaje quisimos tomar el metro por conocerle y también con la idea de ir a la cafetería Nueva York que dispone de unas impresionantes arañas colgando de sus techos y conciertos de violín por las noches...pues bien, nos disponemos a ello y me acerqué a la taquilla con el fin de comprar 3 billetes y la verdad, tres billetes compré, pero no sabía bien lo que había comprado porque ni en francés, ni en inglés y menos en español nos entendíamos hacía tres meses o menos que se habían marchado los rusos de la ciudad, el turismo empezaba y las libertades y la presencia policial eran escasas y poco agradables, para estas cosas además de tener cara de pocos amigos.
Yo veía que la gente sacaba los billetes y los metía en una pequeña ranura similar a los postecitos que antes teníamos en España a la entrada de los parquin y a las escaleras mecánicas acto seguido, pero no sabía para qué se hacía ni a que me obligaba...….estando en esta situación y con mucha incertidumbre se me acercó un señor de bastante edad y con muy mal aspecto en su vestir y en un buen español me dijo si yo era español y si tenía algún tipo de problema.....le dije que si, que era español y que tenía más que un problema dudas de como usar el metro y mis billetes....el me explicó que aquella ranura era para que comenzara el tiempo de mi billete, que el billete se compraba por minutos de uso y que esa validación ponía día y hora, los miró, le dije a donde quería ir y me dijo que me sobraba tiempo, pero que si en las estaciones anteriores veía que el tiempo se me terminaba que saliese del metro, que los inspectores eran todavía muy poco amigables, altivos tipo régimen comunista y que primero te daban y luego te preguntaban y que me iba a pasar la semana yendo todos los días a sellar a la comisaría, etc. etc. también me explicó como se identificaban estos inspectores con un brazalete rojo, con o sin uniforme, etc.
Acabado esto quise invitarle a un café y no me lo admitió, también como vi que su indumentaria era pobre y mala le quise regalar una bolsa bandolera para que tuviera un recuerdo mío, una chaqueta que llevaba y nos servía a los dos, etc. etc.....
Bien, me dijo que estaba encantado de ayudar a un español, que había estado en nuestra guerra civil cuando tenía 17 años como voluntario y que luchó en Asturias y Santander, le dije que yo era de la zona de Santander llamada Potes y lo conoció y que había tenido una novia en la zona de Asturias....que su sueño era volver alguna vez a España y acercarse a esa tierra, comer una fabada y ver a aquella muchacha si viviese, etc. etc.
Aún así no me quiso admitir ni un café, me dijo que hoy para él era un día muy especial y bonito con este encuentro y que lo recordaría mucho tiempo.
Nos despedimos con un saludo muy afectivo y le proporcioné mis números de teléfono tanto el fijo como móvil y le dije que no dejara de llamarme si venía al final por España y que iría con él a la tierra y que me gustaría invitarle a esa fabada y a un cocido lebaniego.
Me emocionó mucho y sobre todo aquel cariño con el que me habló de aquella época vivida entre Asturias y Liébana, más concretamente ver como se le llenaron los ojos de lagrimas al recordarlo.
Chuchi Quina
14/03/20null

  
 
 Chuchi Quina 
Ciudad
Madrid
    Mensaje Firmado el 14-03-2020 a las 22:22  
Tal vez este amigo que me citó, cuyo nombre es "uno de Espinama", ya lo haya leído en Facebook, pero otros no usan ese lugar y creo es algo que pueda gustarles. Tiene que ver con lo importante que es Espinama y Liébana con todas estas cosas que me han pasado por el mundo y practicando mis actividades, deportes y viajes tanto cortos como largos.

Anecdotas, encuentros y vivencias del camino de Santiago del Norte.
Día 27/02/20:
==========
Llegué denoche todavía a Guernica Lumo y aunque había estado en el albergue de peregrinos cuando llegué caminando, no estaba seguro de la calle a tomar para ir al albergue y un señor me informó muy amable, pero sorpresa, en esta época está cerrado y hay que llamar a un teléfono y como mi necesidad era tan solo que me pusieran el sello de Guernica en la credencial del peregrino, me dio apuro despertar tan solo para esa gestión y entonces decidí acercarme a una panadería bollería que vi al pasar con el fin de preguntarle si tenía sello del camino y si me podía hacer el favor de sellarme, de ese modo no perdía tiempo esperando abrieran albergue, iglesia, etc. etc.
La señorita muy amable me dijo que sí tenía sello, no me puso pega alguna y al ver los datos me preguntó de dónde venía andando, de que zona era, etc. etc.....hablando salió que era de Espinama, Fuente Dé, cerca de Potes....qué alegría, lo conozco muy bien me dijo, íbamos allí en los veranos y otras fechas, pero a Santo Toribio, soy sobrina de Vitorio, que ya no está allí, tan solo va a años santos y eventos que le reclaman.
Le dije que le conocía, que de chaval había hecho tres o cuatro ejercicios espirituales de una semana en ese lugar, etc....qué también le conocía de cuando era cura de Espinama, bueno, hacía de cura en Espinama cuando se fue Don José......al final nos liamos un buen rato y pude comprobar lo importante que es ser de la tierruca, abierto, hablador, y sincero, etc. siendo un valle tan chico el nuestro y las pocas gentes que lo habitan, resulta que nos conoce todo el mundo y en ese todo el mundo siempre encuentras a alguien relacionado o que vivió con nosotros mucho tiempo y se sienten como parte nuestra.
Nos despedimos con cariño y mucho agrado y me deseo un buen camino al ponerme todo a mi servicio sin conocerme, tan solo por ver que era Lebaniego y conocía a su tío Don Vitorio.
Ser Lebaniego por tanto tiene un plus que muchas veces en mi vida me ha favorecido y me ha hecho sentir importante.
Chuchi Quina
27_02_20


  
 
 Chuchi Quina 
Ciudad
Madrid
    Mensaje Firmado el 12-03-2020 a las 22:29  
Lo comparto para todos, no sólo para el tal "uno de Espinama" y sobre todo para aquellos que no usan Facebook que es donde lo he colgado en mi muro.
Se que los que somos de allá nos gusta saber de nuestra gente y cosas y por eso os pongo otra cosa relacionada con nuestro Espinama y sus gentes y también del valle de Liébana.

Anécdotas, encuentros y vivencias del camino de Santiago del Norte.
Día 02/03/20
==========
Tomando un café en la barra del bar del pueblo con un chupito descubrí más cosas de nuestras gentes del valle y de mi pueblo repartidas por el mundo.
El mundo es un pañuelo, hablando con el tabernero de todo un poco ……… me dice que hay un albergue para cenar algo porque ellos cierran los lunes por la tarde y que se llama albergue del Abuelo Peuto y que es de un tal Ernesto que fue cura en Tresviso, porque era de este pueblo y le dije que le conocí en mis épocas de chaval cuando estudiaba en Potes, etc. etc. Y no queda ahí la cosa, cuando voy a la cafetería que tienen los de la casa rural para preguntar cuándo y cómo les pagaba, etc., el señor que me atendió al hacer la ficha y ver que mi DNI pone nacido en Espinama me dice que él va a comer allí y siempre a casa de Vicente Campo porque además la enfermera o practicante que hay en Güemes es hermana de los dueños del restaurante y se llama Consuelo, etc. etc.
Dicho esto llamé a los dos lugares, primero al albergue para reservar cena con mis colegas los Davices que estaban hospedados allí y luego al ambulatorio para saludar a Consuelo, ya estaba éste cerrado y pude hablar con ella en su casa que vive en Isla playa, pero no pudimos vernos porque su marido tuvo un pequeño golpe con el coche y lo tenían que dejar en el taller y andaban con esos líos.
Al que sí pude ver fue a Ernesto, ya viejecito, 83? años creo me dijo, con un poncho de los Andes y una barba blanca muy larga, pero con aspecto sano y de mucha actividad, nos saludamos, cenamos a la par de otra buena lumbre mis dos colegas peregrinos, Paco el hospitalero, el cocinero el perro y yo. Resulto una cena larga y muy agradable con muchos recuerdos, anécdotas, comentamos mucho y largo aquellos años por Potes y Tresviso y como no, nos sacó un estupendo queso Picón que nos dejó satisfechos porque dijo que hoy era una cena especial para gentes especiales y después de esto nos dimos un fortísimo abrazo ya que los dos nos sentimos muy contentos y agradecidos con el reencuentro y quedamos emplazamos para otra vez en el mismo lugar.
Chuchi Quina
2/03/20


  
 
 Chuchi Quina 
Ciudad
Madrid
    Mensaje Firmado el 12-03-2020 a las 22:22  
Especialmente lo comparto para ese amigo supongo que será, cuyo nombre es "uno de Espinama".

1. RECORDANDO A MI MADRE QUINA EN EL OCTAVO ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO:
Hoy día 2 de Febrero hace ya ocho larguísimos años que te fuiste a ese lugar enigmático donde la familia no te puede ver, acariciar, tocar, besar, sentir, hablar, etc. Una gran pena mama, yo todavía no lo he podido superar, tal vez necesite más tiempo para lograrlo o tal vez no lo supere nunca jamás.
Hoy es el día que aún no he podido entrar en aquella nuestra casa donde nací, vivimos, donde crecí y jugué, aquel lugar sagrado para una familia, nuestro hogar. Lo máximo que he conseguido es sentarme en la puerta, pero no he vuelto a cruzar el umbral de la puerta de la calle desde aquel día oscuro y triste en que en mi coche nos fuimos a la residencia San José en Torrelavega, todavía tengo un nudo en mi garganta al recordarlo y otro en mi estómago volviendo la vista atrás de aquel viaje, quizás el más duro que he hecho en mi vida, junto con el de vuelta a Espinama tras de aquel coche fúnebre que te devolvía ya sin vida a tu Espinama del alma.
Tuve tal impacto dentro de mi mente que no soy capaz de recordar cosas de esos dos días que duró todo aquello, he olvidado detalles, el tiempo que pasó después de la fatídica hora de aquella madrugada, a partir de allí los recuerdos los tengo alterados, confusos, no soy capaz de organizarlos, no puedo, creo que me quedé en blanco, uffff que tristes recuerdos.
Aquella noche en que tus ojos se cerraron mi mundo se desplomó, me quedé sin rumbo, sin saber a dónde ir ni que hacer, recorría aquel largo pasillo de la planta ocho donde estaba vuestra habitación lentamente una vez tras otra, mirada perdida y sin poder reaccionar, sin saber qué hacer ni a donde ir, no tenía habitación de hotel todavía, fue una larguísima madrugada y que tristeza ocupó todo mi ser y que nube cubrió mi alma y qué pena llenó todo mi ser con unos sentimientos cargados de pena y dolor, creo que me hubiera ido contigo, lo juro, me sentí tan solo en el mundo que me parecía el final de mi tiempo también, que nada tenía sentido porque te habías ido para siempre.
Supongo que lo que me pasa a mi le pasará a todos los hijos con su madre, pero a mí me hace bien contarlo, es algo que tengo tan dentro que necesito sacarlo escribiendo aquellos recuerdos y hechos. Tal vez peque de pesado, no me lean, pero por favor, permítanme intentar llevar estos recuerdos a una normalidad en mi vida, porque les aseguro que todavía no lo son para mí.
Mama, allá donde te encuentres quiero enviarte un fuerte abrazo y muchos besos, tal vez los más amorosos que jamás de haya dado, sé que tarde, pero confío en que te lleguen y te hagan mucho bien.
Tu hijo
Chuchi Quina
2/02/2020


  
 
 uno de espinama 
    Mensaje Firmado el 02-03-2020 a las 11:30  
Parece que se ha inplantado la ley de la boca cerrada, pregunta,¿ por miedo a las noscas? fin.

  
 
 LUIS BRIZ 
Ciudad
BILBAO
    Mensaje Firmado el 22-02-2020 a las 19:30  
Doña BEATRIZ, como puede ver, poca gente escribe en este buen libro de ESPINAMA, creo que al Sr. Gabino le tenemos un poco cansados, otra cosa, me gustaria saludarla personalmente, suelo pasar algun tiempo, cuando hace buen tiempo en la plaza INDAUCHU, por las tardes, ya que vivo muy cerca de esa plaza, saludos l.b.

  
 
 Beatriz García Suárez 
Ciudad
Bilbao
    Mensaje Firmado el 21-02-2020 a las 20:15  
Hola a tod@s: Leyendo la página, y dentro de los "Ecos Sociales de principios del siglo XX" me encuentro con la sorpresa de leer la defunción de la que creo que fue mi bisabuela materna Cecilia Caldevilla. Menciona también la noticia a su esposo José Suárez, que serían ambos los padres de mi abuelo Toribio Suárez Caldevilla, que si digo que fue el cartero de Pido y Espinama hace muchos años, seguro que alguien sabrá de quien hablo, y deducirá de donde vienen la mitad de mis raíces, que probablemente a nadie interesen, ni tiene por qué, pero que como lo escrito se lee aún después de muchísimo tiempo y afortunadamente hay personas como Gabino Santos que recopilan información datos y documentos de archivos, de fuentes confiables, quiero agradecer su labor y mencionar que la página, afortunadamente se lee bastante, así lo indica el registro de entradas. Sería fantástico, si escribiéramos un poco más. Un saludo cordial para tod@.

  
 

Página 4 de 175«<123456789>»

..:: Libro de visitas de Espinama.es ::.
 
© Gbook MX Project 2006